Ciudad de México. Si no se mejora la detección y acceso a tratamientos oportunos, en 2019 podrían morir 20 mujeres al día por Cáncer de Mama (CaMa), 5 decesos más que los registrados hasta este año

Este 19 de octubre se conmemoró el Día Mundial de la lucha contra el cáncer de mama, y datos de la Situación Epidemiológica del CaMa presentados por Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGySR) de 2017 señalan que el incremento en la mortalidad obedece también a la transición demográfica, a los estilos de vida poco saludables y al envejecimiento poblacional, resaltando que el grupo de edad más afectado por este padecimiento se encuentra entre los 40 y los 59 años de edad.

Aunque el CNEGySR indicó que hasta 2018 se obtuvieron avances importantes en cuanto a la atención del CaMa a nivel nacional, aún persiste el hecho de que más del 50 por ciento de los diagnósticos se efectúan en etapas avanzadas o terminales debido a que no  existe una única causa que lo provoque, ni acciones de prevención primaria -en comparación con el cáncer cervicouterino- por lo que la reducción de la mortalidad por cáncer de mama en 2019 fue muy poco viable.

El aumento en las muertes por CaMa también se puede relacionar con la amplia brecha de tiempo que existe entre el diagnóstico y el inicio del tratamiento que en promedio es de 93 días informó Felicia Marie Knaul, presidenta de la asociación civil “Tómatelo a Pecho” que presentó el Observatorio Regional del Cáncer de Mama el pasado 15 de octubre.

Knaul puntualizó que este Observatorio busca ser una herramienta que ayude al análisis y control de los avances de dicha enfermedad pero para ello se debe lograr una capacitación adecuada del personal médico ya que eso puede ser la clave para salvar la vida de muchas mujeres con cáncer y con ello minimizar los tiempos entre la detección y el acceso al tratamiento del CaMa sobre todo en las mujeres de escasos recursos.

Seguro Popular, una opción para las mujeres sin recursos

Velia Olivares Salgado comentó para Cimacnoticias que ella atendió su CaMa en el Hospital General de México y dijo que el reto más grande de su proceso fue detectar los síntomas, debido a que nunca los presentó y fue solo cuando acudió a una revisión médica en ese hospital que se le detectó un tumor encapsulado en una de sus mamas.

Por medio del Seguro Popular, Velia logró cubrir la mayor parte de su tratamiento que requirió cerca de 25 radioterapias y una cirugía a lo largo de tres años, debido a la etapa tan avanzada en la que se encontraba el cáncer cuando se detectó.

“Me metieron a un programa llamado Gastos Catastróficos que cubre 98 por ciento del tratamiento, solo llegue a poner muy poco dinero para los medicamentos o el material para la cirugía” dijo Olivares Salgado en entrevista para esta agencia.

“Siempre es más barato que afuera, la consulta normal está desde 100 pesos, pero es según la especialidad; las mastografías en 300 pesos, pero hay estudios caros como una tomografía por ejemplo que está en mil 800 pesos, afuera está entre 3 mil y 4 mil pesos.” comentó.

Desde 2004, la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, mejor conocida como Seguro Popular, cubre el tratamiento y atención del cáncer de mama y a la fecha atiende a más 9 mil 500 mujeres con CaMa en todo el país a través del Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos que cubre los servicios de salud de alto costo por este padecimiento.

Sin embargo, el cambio que propone el Gobierno Federal para transformarlo en el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) aún quedan dudas sobre el sobre la distribución de los recursos y sus reglas de operación, a pesar del aumento presupuestal otorgado para 2020 que, en comparación con 2019, registró un incremento de mil 323 millones de pesos.

Ante este panorama la presidenta de la organización civil “Tómatelo a Pecho”, Felicia Knaul indicó que, en caso de que el Seguro Popular desaparezca, la mortalidad en mujeres con CaMa puede registrar un incremento importante lo que significará un retroceso para el sector salud y para el proceso de recuperación de las mujeres con este padecimiento.

Actualmente la cifra de decesos por CaMa es de 15 por día, conforme a datos de la Secretaría de Salud (Ss) y la cifra que proyecta para 2019 es poco alentadora pues se estima llegue a un promedio 20 muertes diarias, lo que constituiría una cifra histórica en el país.