La titular de la CGCS, Julieta López, exhorta a periodistas y comunicadores a reflexionar sobre la importancia de un tratamiento informativo cuidadoso en relación a los hechos de suicidio

#Morelia, #Michoacán, a 29 de abril de 2019.- El suicidio es un grave problema de salud pública -a nivel mundial- que exige la atención de todos para su prevención, por ello la Coordinación General de Comunicación Social, por medio de su titular Julieta López Bautista, exhorta a los medios de comunicación para que a través de su labor diaria, contribuyan para que este tipo de acciones disminuyan cada día, no sólo en el estado sino a nivel nacional.

“Cuando una persona decide privarse de la vida por sus propios medios, nos lastima a todas y a todos como sociedad, porque algo estamos haciendo mal o dejando de hacer para brindarles apoyo y acompañamiento”, puntualizó López Bautista.

Agregó que desde el ámbito de la comunicación, también somos corresponsables frente a este enorme desafío y problema de salud pública, por ello la importancia de reflexionar sobre nuestro papel ante esta problemática.

Datos de la Organización Panamericana de Salud, perteneciente a la Organización Mundial de Salud, en su estudio “Prevención del Suicidio: un recurso para los profesionales de los medios de comunicación”, muestran el potencial de los medios de comunicación para ejercer una influencia positiva en la sociedad, ya que la aplicación de prácticas óptimas en la elaboración de notas periodísticas sobre suicidios, fomenta una reducción de las tasas e intentos de suicidio.

La misma investigación indica que la prevención del suicidio, aunque factible, abarca una gran variedad de actividades que van desde el ofrecimiento de las mejores condiciones posibles para criar a las niñas, niños y jóvenes, pasando por una evaluación exacta y oportuna de los trastornos mentales y su tratamiento eficaz, hasta el control ambiental de los factores de riesgo.

Se resalta que, dentro del papel informativo, es clave que se suministren datos exactos acerca de dónde buscar ayuda, así como educar al público sobre los hechos de suicidio y la prevención del mismo, sin difundir mitos; describir ejemplos de cómo hacer frente a los estresantes episodios de la vida o a pensamientos de suicidio, e indicar cómo conseguir ayuda; informar con mucha cautela sobre los suicidios de celebridades, así como tener cuidado al entrevistar a familiares o amigos que han perdido a un ser querido.

Internet se ha convertido en una plataforma importante para la información y la comunicación sobre el suicidio, especialmente en jóvenes y personas de alto riesgo de cometer esta acción.

Por ello, la OMS desarrolló un conjunto de prácticas óptimas aplicables a las tecnologías en línea, donde se ofrecen recomendaciones de nivel básico, medio y avanzado acerca de cómo integrar recursos en línea con componentes interactivos para la prevención del suicidio.

Las recomendaciones hacia quienes desempeñan la labor periodística incluyen: No destacar ni repetir innecesariamente las noticas sobre suicidios; no utilizar un lenguaje que sea sensacionalista o normalice el suicidio, ni se presente el suicidio como una solución constructiva o problemas; no describir explícitamente el método utilizado; no facilitar detalles acerca del sitio ni la ubicación; no usar titulares sensacionales y no usar fotografías, material de video ni enlaces a redes sociales sobre el hecho.

“Exhortamos a comunicadoras, comunicadores y periodistas a reflexionar sobre el papel que jugamos en el tratamiento informativo de estos casos, y a hacer uso de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud”, finalizó la titular de la CGCS.