#Morelia, #Michoacán, 11 de septiembre de 2019.- La Secretaría de Gobierno reitera la invitación a la población en general para aprovechar los descuentos ofertados por el Colegio de Notarios del Estado de Michoacán, A.C., por concepto de trámites testamentarios.

Lo anterior derivado del convenio signado entre el Gobierno del Estado, por medio del secretario de Gobierno, Carlos Herrera Tello y este órgano colegiado, el cual consiste en descuentos, aplicables durante los meses de septiembre y octubre, en los honorarios de las y los fedatarios públicos por el trámite del testamento, en razón de 2 mil pesos.

“Este representa un descuento mayor al 50 por ciento, con respecto al costo ordinario y aun cuando se encuentra entre los más bajos de la región centro occidente del país, las y los notarios michoacanos, muestran su buena voluntad en beneficio de las y los michoacanos, sobre todo de aquellos que menos tienen”, apuntó el director del Notariado y Archivo General de Notarías, Hannes Abdiel Ortega Anaya.

En este sentido, dijo que en Michoacán se le ha dado continuidad a las políticas públicas federales en materia de legalidad y seguridad jurídica para promover la cultura testamentaria, a través de la campaña nacional “Septiembre, Mes del Testamento”.

“Sin embargo, dado que en el estado, este programa ha dado buenos resultados y en la búsqueda de que más personas tengan acceso a este beneficio, desde hace varios años, esta campaña se ha ampliado hasta el mes de octubre”, añadió.

De los términos de estos descuentos, detalló, aplican siempre y cuando el documento sea general, es decir, que no establezca legados ni bienes especificados o detallados. La campaña estará vigente a partir del primer día del mes de septiembre y hasta el último día de octubre, en cualquiera de las 188 notarás públicas en los 113 municipios del estado.

Para finalizar, recordó que en todo trámite testamentario, es indispensable acudir ante un notario público, presentar una identificación oficial con fotografía y tres testigos, toda vez que ninguna otra carta o documento, aun cuando lleve la firma del “testador”, servirá para hacer válida su última voluntad de transmitir su legado después de la muerte.

“Un testamento debidamente formalizado a través de una notaría pública, es la única vía de heredar de forma legal los bienes obtenidos en vida, al tiempo que evita disputas familiares, acorta en gran medida los tiempos gastados en juicios sucesorios, y por si fuera poco, significa un gran ahorro en el gasto económico y ruptura de vínculos familiares”, concluyó.