-La tecnología 5G es relacionada con importantes problemas de salud

-La radiación de microondas genera efectos biológicos evidentes

Escrito por Dr. Joseph Mercola. Datos comprobados

HISTORIA EN BREVE

Mayo 11 de 2019.-Las exposiciones persistentes a frecuencias de microondas, como las de los teléfonos celulares, pueden causar disfunción mitocondrial y daño al ADN nuclear de los radicales libres producidos por peroxinitritos

Las exposiciones excesivas a teléfonos celulares y redes de wifi se han relacionado con enfermedades crónicas, como arritmias cardíacas, ansiedad, depresión, autismo, Alzheimer e infertilidad

La exposición a EMF ha aumentado alrededor de 1 trillón de veces en los últimos 100 años. La mayoría de las personas experimentan efectos biológicos, pero no aprecian el daño que causan hasta que es demasiado tarde. Aun así, es extremadamente difícil vincular la exposición a los síntomas o la enfermedad
La tecnología 5G se basa principalmente en el ancho de banda de la onda milimétrica, que se sabe que puede causar una sensación de ardor dolorosa. También, se le ha relacionado con problemas oculares y cardíacos, función inmunológica suprimida, daño genético y problemas de fertilidad

Los EMF tienen evidentes efectos neuropsiquiátricos, lo que desencadena todo, desde confusión mental y cefaleas hasta problemas de aprendizaje y demencia

Debe comprender que, si bien, no estoy de acuerdo con algunas de las teorías de conspiración de Sasha sobre la militarización de estas frecuencias, los estudios científicos que expone van más allá de estar bien sustentados, para justificar la preocupación por la tecnología 5G, sin lanzar acusaciones de conspiración.

Creo que, en general, el documental estaba bien realizado y la información sin conspiraciones está bien presentada.

El documental completo “5G Apocalypse – The Extinction Event” está disponible solo en inglés
La exposición a EMF ha aumentado dramáticamente en los últimos 100 años
De hecho, incluso las generaciones más tempranas, y menos intensas, de tecnologías inalámbricas han demostrado producir graves daños a lo largo del tiempo.

Como expliqué en 2017 durante mi entrevista con Martin Pall, Ph. D., (profesor emérito de bioquímica y ciencias médicas básicas de la Universidad Estatal de Washington), el principal peligro de los EMF, y lo que desencadena los procesos de enfermedades crónicas. El daño mitocondrial podría ser causado por los peroxinitritos, uno de los tipos de nitrógeno reactivo más dañinos.

Los dispositivos que continuamente emiten radiación EMF en niveles dañinos para las mitocondrias incluyen a los teléfonos celulares, torres de telefonía celular, enrutadores y módems wifi, monitores para bebés y dispositivos «inteligentes» de todo tipo, incluyendo medidores y dispositivos inteligentes.

Si regresáramos al período al final de la Primera Guerra Mundial, alrededor de 1918 o aproximadamente en esa época, y utilizáramos ese lapso de tiempo como referencia para la exposición a los EMF en la población general, llegaríamos a la sorprendente conclusión de que la exposición a EMF ha aumentado aproximadamente 1 trillón de veces en los últimos 100 años.

Es irracional suponer que este incremento radical, el aumento de un billardo de veces, no podría tener efectos adversos sobre el medio ambiente y salud humana.

La realidad es que, la mayoría de las personas puede experimentar efectos biológicos como resultado de esta exposición, pero no aprecia el daño ocasionado hasta que es demasiado tarde. Aun así, es extremadamente difícil relacionar la exposición de EMF con los síntomas o enfermedades.

Percepción de los mecanismos de daño

De acuerdo con la investigación de Pall, la radiación de microondas de baja frecuencia, como la del teléfono celular y enrutador inalámbrico, activa los canales de calcio voltaje dependientes (VGCC, por sus siglas en inglés) ubicados en la membrana externa de sus células.

Según Pall, los VGCC son 7.2 millones de veces más sensibles a la radiación de microondas que las partículas cargadas, dentro y fuera de nuestras células, lo que significa que los estándares de seguridad para esta exposición tienen un margen de error en un factor de 7.2 millones.

La radiación de microondas de baja frecuencia abre sus VGCC, lo que permite una entrada anormal de iones de calcio en las células, que a su vez activa el óxido nítrico (NO) y el superóxido, que reaccionan casi instantáneamente para formar el peroxinitrito.

El peroxinitrito que cataliza el estrés oxidativo masivo por medio de la creación de radicales libres que están relacionados con un aumento del nivel de inflamación sistémica y disfunción mitocondrial, y se cree que son la causa de muchas de las enfermedades crónicas actuales.

Para una comprensión más profunda de los peroxinitritos y el daño que pueden ocasionar, consulte “Nitric Oxide and Peroxynitrite in Health and Disease”, un artículo de 140 páginas con 1500 referencias escritas por el Dr. Pal Pacher, Joseph Beckman y Dr. Lucas Liaudet. Es un artículo épico, y una de las mejores críticas que he leído, que se puede descargar de forma gratuita.

Uno de los peligros más importantes de los peroxinitritos es que pueden dañar el ADN. El estudio europeo REFLEX publicado en 2004 reveló que los efectos no térmicos de las radiaciones 2G y 3G en realidad son muy similares a los efectos de los rayos X, en términos del daño genético que causan.

Su cuerpo tiene la capacidad de reparar ese daño a través de una familia de 17 enzimas diferentes llamadas poli ADP ribosa polimerasas (PARP).

Sin embargo, aunque PARP funciona bien, requieren del NAD+ para combustible y cuando se quedan sin NAD+ dejan de reparar el ADN, lo que puede provocar la muerte celular prematura, ya que se necesitan más de 100 a 150 moléculas de NAD+ para reparar cada rotura de la cadena de ADN.

El NAD+ es fundamental para mantener la salud celular y mitocondrial, por lo que el hecho de que PARP consuma NAD + para contrarrestar el daño de los EMF es una preocupación significativa.

¿Puede mejorar sus niveles de NAD+? Sí, pero es un tema complejo que realmente necesita de un libro para explicarlo a detalle. Sin embargo, como primer paso, debe reducir su consumo de NAD+, lo que requiere limitar su exposición a los EMF.

El daño ocurre durante largos períodos de tiempo
Si los efectos negativos de los EMF se reconocieran de inmediato, las cosas serían mucho más simples. Por desgracia, no funciona de esa manera. El daño se acumula con el tiempo, similar al ocasionado por el tabaquismo. Durante años, podría vivir sin sentir ningún efecto adverso, hasta que, de repente, puede presentar síntomas debilitantes.

En general, los investigadores están de acuerdo en que hay un período de latencia de aproximadamente 10 años o más, antes de que se presente el daño, lo que podría colocar a los niños en mayor riesgo, ya que su exposición comienza mucho antes (actualmente, ocurre desde el útero) y persiste durante toda su vida a menos que se tomen medidas para minimizar esta exposición cotidiana.

Si bien, la controversia sobre el daño de los EMF se ha centrado en si pueden o no causar cáncer, en especial tumores cerebrales, esta no es su mayor preocupación. Dado que el daño está muy ligado a la activación de sus VGCC, es lógico pensar que las áreas donde los VGCC son más densos serían las más vulnerables a recibir daño.

Conforme ocurre, la mayor densidad de VGCC se encuentra en el sistema nervioso, cerebro, marcapasos del corazón y testículos masculinos. Como resultado, es probable que las EMF contribuyan a problemas neurológicos y neuropsiquiátricos, problemas cardíacos y reproductivos, que incluyen, entre otros, arritmias cardíacas, ansiedad, depresión, autismo, infertilidad y enfermedad de Alzheimer.

De hecho, esto es lo que los investigadores siguen encontrando, y todos estos problemas de salud son mucho más frecuentes y acaban con la vida de más personas que el cáncer cerebral.

La tecnología 5G es relacionada con importantes problemas de salud

Uno de los principales problemas con la tecnología 5G es que se basa principalmente en el ancho de banda de la onda milimétrica (MMW), que en su mayoría se localiza entre los 30 gigahercios (GHz) y 300 GHz, conocidos por penetrar de 1 a 2 milímetros de tejido de la piel humana.

Su capacidad para penetrar en el tejido y causar una sensación de quemazón severa es la razón exacta por la cual el Departamento de Defensa de los Estados Unidos eligió los MMW para su aplicación en armas de control de multitudes (Active Denial Systems, en inglés).

Algunas investigaciones indican que los conductos de sudor en la piel humana podrían actuar como antenas al entrar en contacto con los MMW, lo que ayuda a explicar el efecto doloroso. Los MMW también se han relacionado con diversos problemas de salud, entre ellos:

Problemas oculares como la opacidad del cristalino en ratas, relacionada con el desarrollo de cataratas y daño ocular en conejos
Efectos en la variabilidad de la frecuencia cardíaca, un indicador de estrés en ratas, y cambios en la frecuencia cardíaca (arritmias) en ranas
Dolor

Función inmunológica suprimida
Menor desarrollo y bacterias más resistentes a los antibióticos
En 2015, más de 230 científicos, quienes participaron en el estudio de efectos biológicos y salud de los campos electromagnéticos no ionizantes en 41 países firmaron una petición internacional dirigida a las Naciones Unidas, para solicitar protección contra la exposición a los campos electromagnéticos no ionizantes debido a la evidencia de efectos en la salud, incluso en niveles bajos.

Dos años después, más de 180 médicos y científicos de 35 países firmaron una petición para promulgar una moratoria en la introducción de tecnología 5G debido a los riesgos potenciales para la vida silvestre y salud humana, al citar investigaciones que demuestran un mayor riesgo de:

-Cáncer
-Estrés celular e incremento de radicales libres dañinos
-Daño genético
-Problemas reproductivos
-Trastornos neurológicos
-El cuerpo funciona con bioelectricidad
-El voltaje en el cuerpo parece desempeñar un rol importante en la salud y enfermedades. La producción de electricidad del cuerpo permite que las células se comuniquen y realicen las funciones biológicas básicas necesarias para su supervivencia.

Sin embargo, el cuerpo está diseñado para funcionar a niveles y frecuencias específicas, y al estar rodeado de EMF artificiales, que son un billardo de veces más alto que el entorno natural de EMF en la Tierra, no es sorprendente que esto pueda causar daños o efectos biológicos. Como señala el documental «5G Apocalypse», interferir con la capacidad del ADN para recibir y transmitir señales biológicas simplemente es un efecto potencial de dicha exposición.

Además, este filme cuenta con la participación del Dr. Dietrich Klinghardt (a quien también entrevisté sobre la importancia de la descontaminación de EMF), cuya investigación demuestra que las mujeres que dieron a luz a niños autistas tenían un nivel de voltaje corporal 8.4 más alto que las que tuvieron niños neurológicamente sanos.

El lugar donde duermen los niños autistas también resultó tener un voltaje corporal 8.5 veces mayor.

En general, el nivel de radiación de radiofrecuencias en el lugar donde duermen las madres cuyos hijos eran autistas era 20.7 veces más alto, en comparación con el de las madres cuyos hijos no fueron afectados. Según Klinghardt, en realidad se puede predecir el autismo simplemente al medir los niveles de exposición a la radiación de RF de las madres.

Los EMF pueden afectar la función neurológica y cognición

Ya en 1924, Rudolf Steiner, Ph. D., académico austriaco que desarrolló la agricultura biodinámica y escribió más de 330 libros sobre una amplia variedad de temas, habló sobre los peligros de la electricidad y su impacto en el cuerpo humano, al indicar:

“Debe considerar el rol completo que desempeña la electricidad en la naturaleza … [l]os seres humanos no pueden seguir desarrollándose de la misma manera en una atmósfera impregnada por corrientes eléctricas y radiaciones por doquier; ya que, puede influir en el completo desarrollo del ser humano…

la vida de los humanos en medio de la electricidad, en especial la electricidad luminosa, les afectará de tal manera que ya no podrán entender la información que reciben con tanta rapidez.

El efecto podría ser atenuar su inteligencia. Hoy en día, ya se observan tales efectos. Incluso ahora, puede observarse cómo las personas captan información con mucha mayor dificultad que hace algunas décadas».

Desde 1924, la exposición a los EMF ha aumentado exponencialmente, y la tecnología 5G promete incrementar aún más tal exposición, ya que se suma a la tecnología ya existente y no solo la reemplaza.

Ahora, los investigadores han confirmado lo que Steiner nos advirtió en 1924. Actualmente, los EMF, emitidos principalmente por tecnologías inalámbricas que ni siquiera existían en la época de Steiner, sí tienen efectos neuropsiquiátricos, lo que puede desencadenar todo, desde confusión mental y cefaleas hasta problemas de aprendizaje y demencia.

La radiación de microondas genera efectos biológicos evidentes
Aproximadamente a los 29 minutos del documental “5G Apocalypse”, puede observarse lo que dos minutos de exposición a un medidor inteligente puede ocasionar en las células humanas. A tres sujetos diferentes se les solicitó que se situarán a un pie del medidor inteligente durante dos minutos. Se tomaron muestras de sangre antes y después de la exposición.

Después de esta cantidad de exposición extremadamente limitada, puede observarse claramente la degradación de la pared celular y el trauma de las células sanguíneas que se produce en las muestras. Con la instalación de bases de «celdas pequeñas» colocadas muy cerca unas de otras, en todos los vecindarios, eventualmente serán irradiados con frecuencias 5G aún más potentes.

Lo que es peor, la FCC revisó la reglamentación relacionada con la implementación de la tecnología 5G en septiembre de 2018, lo cual puede limitar el derecho de las ciudades para controlar la ubicación de las antenas 5G.

Los Ángeles y otras ciudades presentaron una demanda para anular la nueva reglamentación de la FCC, pero el 10 de enero de 2019, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Décimo Circuito apoyó a la FCC.

Como señaló Pall, citado en el documental, «instalar decenas de millones de antenas 5G sin una sola prueba biológica de seguridad podría ser la idea más loca que alguien haya tenido en la historia del planeta».

De hecho, al ver cuántos ya padecen los estragos de la hipersensibilidad electromagnética, sin duda, saturar ciudades y áreas suburbanas con radiación MMW podría generalizar aún más el problema y volver la vida insoportable para las personas que ya presentan los efectos de la radiación inalámbrica.

Como señaló el Dr. Yael Stein, que estudió la tecnología 5G MMW y su interacción con el cuerpo humano, en una carta de 2016 dirigida a la Comisión Federal de Comunicaciones:

“Las simulaciones por computadora han demostrado que las glándulas sudoríparas pueden concentrar las ondas subterahertz en la piel humana. Los seres humanos podrían sentir estas ondas como calor.

El uso de la tecnología de comunicaciones en subterahertz (ondas milimétricas) (teléfonos celulares, wifi, antenas) podría hacer que los humanos perciban el dolor físico a través de los nociceptores.

Quizás, si el wifi G5 se propaga en dominio público, podrían esperarse más efectos en la salud de los observados actualmente con las frecuencias de RF/microondas, que incluyen muchos más casos de hipersensibilidad (EHS, por sus siglas en inglés), así como muchas quejas nuevas de dolor físico e incluso una mayor variedad desconocida de alteraciones neurológicas.

Será posible demostrar una relación causal entre la tecnología G5 y estos efectos de salud específicos. Las personas afectadas podrían ser elegibles para recibir una indemnización».

Infórmese sobre los riesgos de salud de la tecnología 5G y proteja a su familia del daño
Para obtener más información sobre la tecnología 5G y ayudar a educar a otras personas, puede descargar una hoja informativa de dos páginas sobre la tecnología 5G del Environmental Health Trust. En su sitio web, también podría acceder a una larga lista de estudios científicos publicados que demuestran los riesgos.

Para disminuir su exposición a los EMF, puede consultar las siguientes sugerencias e implementar tantas como le sea posible. También podría obtener orientación y soluciones adicionales para atenuar los campos eléctricos y magnéticos al final del artículo «Healthy Wiring Practices», creado por el biólogo de construcción, Oram Miller, sobre este tema.

Soluciones para la noche

Utilice filtros para eliminar los voltajes transitorios de electricidad y utilice medidores para confirmar que se encuentren dentro de un rango seguro.

Utilice un reloj con baterías, lo ideal es que sea uno sin luz. Uso un reloj parlante para personas con discapacidad visual.

Considere mover la cama de su bebé a su habitación, en vez de utilizar un monitor inalámbrico para bebés. Alternativamente, podría usar un monitor cableado.

Si debe usar wifi, apáguelo cuando no lo utilice, en especial durante la noche, cuando duerme. Lo ideal sería que utilizara cables en su casa para poder eliminar el wifi por completo. Es crucial percatarse de que, si tiene un enrutador de wifi, funciona como una torre de telefonía celular dentro de su hogar.

Lo ideal sería eliminar su wifi y simplemente utilizar una conexión por cable. Si es absolutamente necesario tener un enrutador, podría colocarlo dentro de una bolsa blindada cuando no lo utilice. Puede encontrar artículos blindados en línea, o fabricarlos con una tela Swiss Shield.

Si tiene una computadora portátil sin puertos Ethernet, un adaptador USB de Ethernet le permitirá conectarse al Internet por cable.

Para generar un efecto de blindaje más extenso, podría considerar pintar las paredes y techo de su habitación con una pintura aislante especial, que pueda bloquear RF de fuentes externas, como torres de telefonía celular, medidores inteligentes y torres de radio/TV. Las ventanas se pueden cubrir con una película o pantalla de metal. Para su cama, considere colocar doseles con efecto aislante.

Estrategias durante el día para disminuir la exposición innecesaria a los EMF

Para reducir la exposición a los EMF durante el día, considere instalar filtros Stetzer para disminuir el nivel de electricidad sucia o interferencia electromagnética que se produce. También podría llevarlos consigo al trabajo o cuando viaje.

Esta podría ser la mejor estrategia para disminuir el daño por la exposición a EMF, ya que parece que la mayor parte es generada por las frecuencias que eliminan los filtros.

Conecte su computadora de escritorio al Internet por medio de una conexión Ethernet con cable y asegúrese de activar el modo avión. También, debe evitar los teclados, ruedas de desplazamiento, mouse, sistemas de juego, impresoras y teléfonos que sean inalámbricos en su hogar. Elija opciones con cable.

Evite llevar su celular consigo sobre el cuerpo a menos que se encuentre en modo avión y nunca duerma con este en su habitación, a menos que esté en modo avión. Incluso en el modo avión, puede emitir señales, por lo que guardo mi teléfono en una bolsa de Faraday.

Cuando utilice su teléfono celular, active el altavoz y sostenga el teléfono al menos a 3 pies de distancia. Intente disminuir drásticamente los lapsos en que mantiene cerca su teléfono celular. Por lo regular, lo utilizo menos de 30 minutos al mes, y sobre todo cuando viajo.

En vez de eso, uso teléfonos de software VoIP, que puede utilizarlos cuando está conectado al Internet, a través de una conexión por cable o, mejor aún, utilice un teléfono fijo.

Soluciones generales para el hogar

Si aún utiliza horno de microondas, considere reemplazarlo por un horno de convección a vapor, que calentará sus alimentos de manera rápida y mucho más segura.

Evite utilizar electrodomésticos y termostatos «inteligentes» que dependan de señales inalámbricas. Eso incluye a todos los nuevos televisores «inteligentes». Se llaman inteligentes porque emiten una señal de wifi y, a diferencia de su computadora, no puede apagar la señal de wifi. Considere usar un monitor grande para computadora como televisor, ya que no emiten wifi.

Reemplace los focos CFL por focos incandescentes. Lo ideal es eliminar todas las luces fluorescentes de la casa. No solo emiten luz poco saludable, sino que lo más significativo es que, realmente transfieren la corriente a su cuerpo, tan solo al estar cerca de los focos.

Los reguladores de intensidad son una fuente de electricidad sucia, así que mejor considere instalar interruptores regulares de encendido/apagado.

Evite los medidores inteligentes tanto como pueda, o coloque un escudo aislante en un medidor inteligente existente, que han demostrado disminuir en un 98 a 99 % la radiación