-Ante la situación gasolineros se aprovechan y el usuario debe soportarlos.

-Litros incompletos, no dan comprobante, ni factura, en algunos casos no reciben tarjeta de crédito dizque para agilizar el cobro.

Por: René Serrano García.-El problema que se vive en Zitácuaro, MIchoacán y otros estados por el desabasto de combustibles, ha sido provocado por una decisión del gobierno federal, que tapa un hoyo y destapa otro, por un lado combate el robo de gasolinas a los ductos que la transportan, pero por otro las familias sufren para transportarse, llevar a sus hijos a la escuela, ir al trabajo, hasta las ambulancias pasan problemas para trasladar a los pacientes.
Con esta medida de combate al robo en los ductos, AMLO esta combatiendo un negocio ilicito de mucho tiempo y de miles de millones de pesos, inclusive ha descubierto que desde el interior de PEMEX y en su propio edificio, la famosa Torre, manejaban y controlaban el saqueo, otro descubrimiento es que en la refinería de Salamanca, Guanajuato, practicaban el huachicoleo, todo un ejemplo de vil corrupción.
La palabra huachicol —y, en consecuencia, huachicoleo y sus derivados— es más vieja que el acto con que se le relaciona actualmente. Su uso hoy designa inequívocamente al combustible robado de las redes de suministro, mientras que el término huachicolero se aplica a quienes ejecutan el hurto. Su origen está relacionado con la palabra guacho —derivada del maya waach—, que, según el Diccionario de Mexicanismos de la Academia Mexicana de la Lengua (AML), tiene la acepción de ladrón, aunque también es el apodo que se aplica a los forasteros. http://www.milenio.com/cultura/cual-es-el-origen-de-la-palabras-huachicol-y-huachicolear
En el Estado de México se está dando prioridad a patrullas y ambulancias en la dotación de gasolina, esperamos se actué igual en los otros ocho estados donde existe este problema.
Luego de que en al menos ocho estados de la República se denunciara el desabasto de gasolina, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, reconoció que la logística para el abasto de gasolina en el país tuvo varias fallas.
Y es que si bien el presidente, Andrés Manuel López Obrador, explicó que el desabasto corresponde al cambio de modelo de suministro para combatir el robo de combustibles, Nahle admitió que el desabasto se debió en parte a errores en la estrategia.
“Posiblemente a la hora del cálculo no tuvimos la logística suficiente”, dijo la titular de la Secretaría de Energía (Sener) después de que varios ductos de gasolina fueran cerrados por el llamado huachicoleo.
Aunque AMLO también dejó en claro que en el país no hay un desabasto sino sólo un problema de redistribución, fueron los estados de Hidalgo, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Querétaro y Tamaulipas los que resultaron afectados.
La situación esta acelerando un problema que ha existido por muchos años en la venta de gasolina, los litros de menos de mil mililitros, pueden ser de 950 y hasta 900,
hoy se ha multiplicado este robo, tenemos reportes y uno muy personal, de lugares donde no dan factura, ni siquiera comprobante o nota para facturar después,no reciben tarjeta de crédito y los litros no son de a litro. Ejemplo: un auto llegó con un cuarto de tanque y el propietario pidió lo llenaran, una vez atendido, la máquina despachadora marcó 46 litros, para un total de 880 pesos, si el tanque es de 40 litros ¿que pasó aquí?, si era de 50, tampoco concuerda la suma porque en el primer caso si la capacidad total era de 40 litros, la diferencia es demasiada, si era de 50 es menor pero no aceptable. La falta de gasolina y la necesidad, está obligando al usuario a soportar estos abusos y robos.
Sabemos que la PROFECO hace como que trabaja y tolera estos fraudes, que en estos días se están multiplicando, los propietarios de gasolineras obtienen su ganancia habitual, la diferencia de precio entre la compra a PEMEX y el de venta al público, pero más abundante puede ser el robo en cada litro. En una ocasión un cliente le hizo la observación a un despachador y este simplemente le contestó «eso es lo que marca la máquina, yo solo cobro».
No dudamos que haya gasolineros honestos, pero es mu difícil conocerlos porque, la misma PROFECO no hace públicos los nombres y número de estación de servicio, tanto de unos como de otros.
Mientras se soluciona el problema de desabasto de combustibles, habremos de soportar los abusos y robos, casi descarados, mientras los responsables de defender al consumidor, se dedican simplemente a observar, los que acaban de llegar y que dicen tendremos un México casi perfecto, aún están estudiando como y que hacer,
porque lo que si conocen muy bien es a su partido Morena.
La complicidad de funcionarios de PEMEX con propietarios de gasolineras que adquirían combustible robado,llegó al extremo, todos estaban coludidos, porque la paraestatal sabía perfectamente la cantidad que surtía a cada estación de servicio, y que las ventas al menudeo no correspondían a la adquisición oficial, el negocio era redondo. Ahora, con las invetigaciones del gobierno de AMLO deben saber quienes compraban y vendían gasolina robada, y si hay tanta honestidad como se han cansado de pregonarlo, que se les aplique la ley o inclusive se les cancele la concesión. Se ha comentado que las gasolineras que hoy tienen mayor desabasto, son las que podrían estar siendo castigadas por tener malos antecedentes.