Según índices de la OMS, en 2016 nuestro país contaba con 63.4 por ciento de personas con sobrepeso mientras que sólo 59.2 por ciento de los nórdicos padecían este mal.

El día ha llegado y por fin México y Suecia se enfrentan en la cancha. Con la buena racha que ha tenido la selección nacional, enfrenta sin embargo una curiosa paradoja: es líder de su grupo y aún así podría quedar descalificada, a menos que venza a su rival o, por lo menos lo empate; algo que no es del todo difícil, pues ya logró vencer al campeón del mundo en su primer partido.

#México y #Suecia tienen, sin embargo, más diferencias que afinidades; están muy lejos de empatar casi en nigún rubro. En el caso del futbol y en cualquier otro deporte, entre ambos países hay una diferencia fundamental que casi determina la competitividad en cualquier disciplina: las políticas públicas de salud y bienestar.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016 la esperanza de vida en México rondaba de los 74 a los 79 años mientras que en el país nórdico se elevaba de 81 a 84. Esta diferencia tiene en parte que ver con el porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) que cada país invierte en salud, mientras que México estaba invirtiendo tan sólo un 6.3 por ciento, Suecia invertía 11.9 por ciento.

Si bien ambos países medirán fuerzas en cuanto a su nivel y preparación deportiva, ¿sus habitantes en general podrían hacer lo mismo? Según los índices de obesidad de la OMS, en 2016 México contaba con 63.4 por ciento de personas con sobrepeso mientras que Suecia se quedaba en sólo 59.2 por ciento.

La Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión (INCyTU) estimó que para 2030 casi la mitad de la población mundial tendrá sobrepeso u obesidad, con graves consecuencias secundarias, como la diabetes.

No todos los casos de diabetes surgen por una mala alimentación o por problemas de obesidad. La OMS explica que hay tres grandes formas de diabetes: la de tipo 1, la de tipo 2 y la diabetes gestacional. La causa de la diabetes de tipo 1 es desconocida, y quienes la padecen necesitan la administración diaria de insulina para sobrevivir. La diabetes de tipo 2 es la más frecuente, y se debe en gran medida al exceso de peso y a la inactividad física. La diabetes gestacional es una afección temporal que ocurre en el embarazo y conlleva un riesgo a largo plazo de diabetes de tipo 2.

Pese a esto, la causa más común de diabetes sigue siendo el sobrepeso, y éste puede combatirse con acciones concretas. Actualmente, algunas empresas suecas han comenzado a implementar una política de obligatoriedad de la activación física, so pena de despido, además, Suecia es el país más deportista de Europa. Su tasa de muertes por esta enfermedad se quedaba en 2 por ciento en 2016.

¿En dónde queda México? La oficina INCyTU del Foro Consultivo Científico y Tecnológico da una respuesta cuando plantea que en el país, más del 15 por ciento de los adultos tienen diabetes, un porcentaje que es más del doble del promedio de los países de la OCDE, que es de 7 por ciento.

¿Qué pasaría si México decidiera llevar la misma competitividad que pone en el ámbito del futbol al terreno de la salud? Definitivamente comenzaríamos a notar cambios sustanciales en la expectativa y nivel de vida. Ciertamente, todo gran cambio comienza con pequeñas acciones. La meta 3.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización Mundial de las Naciones Unidas consistente en reducir, de aquí a 2030, la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles, entre ellas  la diabetes.