Dr. Álvaro Peña Jimenez

Las verrugas son lesiones que se presentan en la piel; en algunos casos indoloros e inofensivos, en otros, causan comezón y/o dolor o incomodidad, ya sea por la localización o por el tamaño.  Muchas personas desconocen la causa de su aparición manteniendo la creencia que la herencia es la única causa y preocupándose únicamente por el aspecto estético dejando descartados otros factores que pudieran ser dañinos, albergados por “la pena” que da ir con un especialista.

Las verrugas se pueden presentar en distintas partes del cuerpo y una de las zonas en donde se presentan con mayor frecuencia es en el área genital, alrededor de la vulva, vagina, cuello uterino, pene, escroto, recto o ano. Estas lesiones son conocidas como verrugas genitales; se sabe que el 90% de los casos son causados por los tipos 6 y 11 del Virus de Papiloma Humano (VPH).

El VPH es la infección de transmisión sexual más común en todo el mundo; se estima que actualmente 660 millones de personas en el mundo están infectadas y anualmente entre 500 mil y un millón de personas anualmente se contagian de verrugas genitales.

La infección de VPH y las verrugas genitales se transmite por contacto directo de piel a piel al tener contacto sexual vía oral, vaginal o anal con una pareja infectada, si bien el uso del preservativo reduce el riesgo de transmisión, no lo elimina por completo. Actualmente la única manera de prevenir el contagio de VPH es mediante la vacunación.

Actualmente, en México hay dos vacunas disponibles que previenen la infección de VPH, ambas actúan contra los principales tipos de virus que causan el cáncer de cuello de útero, vagina y de vulva (16 y 18), pero sólo la tetravalente previene además contra los tipos 6 y 11, responsables del 90% de las verrugas genitales. La vacuna contra VPH puede ser aplicada en mujeres de 9 a 45 años y en hombres de 9 a 26 años.

Los síntomas de las verrugas genitales pueden ser muy variados dependiendo del lugar donde se ubiquen. Pueden tardar entre seis semanas a seis meses en presentarse, incluso más tiempo. La primera detección generalmente la persona identifica el cambio en la piel por las características de la verruga sea esta plana, lisa o “prominencia”; Se pueden presentar de manera individual o en grupo formando grupos tipo “coliflor”.

En caso de detectar alguna anomalía en la piel, la recomendación es que se acuda con el médico especialista para una revisión con el fin de tener un diagnóstico preciso y comenzar el tratamiento indicado. Es muy importante tener en cuenta que no todas las lesiones que se presentan en la zona genital se deben al VPH, existen otras enfermedades de transmisión sexual que pueden causar lesiones similares.

Los tratamientos para las verrugas genitales sólo son para para eliminar las lesiones, sin embargo, el virus que las provoca permanece en el organismo,manteniendo probabilidad de su recurrencia en un futuro. Una vez que se presentan, es necesario acudir a revisión de manera periódica. La prevención es el mejor aliado de la salud y su mejor inversión.

*Dr. Álvaro E. Peña Jimenez