10 de octubre de 2019

Francisco Rodríguez

Hank Rohn y las piedras en el camino de Bonilla

Baja California ha sido siempre el patito feo de la Federación. Se confirmó cuando priístas y hasta panistas –al frente del gobierno local– avalaron los incrementos al IVA dejando a la población fronteriza en franco plano de indefensión frente a los californianos que en Estados Unidos pagaban justo la mitad del impuesto equivalente, el del consumo.

Lejos del centro de toma de decisiones y cerca, muy cerca, de Estados Unidos. Doble calamidad.

Políticamente, la distancia es aún muy grande con respecto a la capital nacional. Encuestas van y vienen, todas elaboradas en CDMX y los números varían. Las tendencias aún más. Por ello los bajacalifornianos serán consultados este fin de semana por sus representantes populares, también bajacalifornianos, para que decidan si amplían o no el mandato que le confirieron a Jaime Bonilla para que los gobernara de dos a cinco años.

Bonilla afirma que cuando solicitó registro a la candidatura por la gubernatura, el 27 de marzo anterior, estaba vigente la sentencia del Tribunal de Baja California en la que se señalaba que la persona que resultase electa para la gubernatura concluyera  su gestión en el año 2024. Esta tiene fecha del 25 de febrero de 2019.

Luego, del 2 al 4 de marzo de 2019, 13 ciudadanos y partidos políticos promovieron juicios para controvertir la sentencia del Tribunal local, de la que por cierto pocos se enteraron, pues el órgano judicial no hizo pública su decisión de prorrogar el periodo de la gubernatuira.

Y, otra vez, el 3 de abril, Bonilla impugna la gubernatura de dos años.

El 8 de julio de 2019, el Congreso de Baja California aprobó la iniciativa a la reforma constitucional que amplía la próxima gubernatura en el estado de dos a cinco años.

Y, finalmente, el 22 de agosto el Congreso de Baja California aprobó que se lleve a cabo una consulta sobre la ampliación del mandato, misma que se llevará a cabo este domingo. 250 casillas repartidas en toda la entidad, con mil boletas cada una, a un costo menor a los 250 mil pesos, aportados por los propios legisladores locales y federales.

Que sí, que no, que siempre sí

¿Qué hay detrás de todos estos vaivenes que mantienen descontrolada a la opinión pública? Hay un solo personaje detrás de esto: Jorge Hank Rohn.

Lo mueve la ambición, legítima por supuesto, de ser gobernador dentro de dos años, cuando según sus actuales esfuerzos concluya el periodo de Bonilla.

Hank Rohn lo ha intentado ya personalmente y a través de interpósitas personas. La última con Jaime Martínez Veloz, quien no dio el ancho de la enorme cantidad de recursos que en el él invirtiera el hijo de uno de los fundadores del Grupo Atracomulco: Carlos Hank González.

Ha patrocinado ahora, campañas de todo tipo. Primero, para desvirtuar la imagen de Bonilla. Luego, para deslegitimar las decisiones del Congreso que amplían el periodo a un quinquenio.

Su esfuerzo y sus recursos, todo indica, serán otra vez en vano. El domingo va a decidir a favor de la ampliación del mandato, de acuerdo a las encuestas hechas en BC por bajacalifornianos.

¿Cómo la ve usted?