El principal riesgo de la radiación de los celulares es el daño mitocondrial y sistémico a las células, que amenaza la salud en general y puede contribuir a una gran variedad de problemas y enfermedades crónicas.